Revista Rocinante No 135

Rocinante D onde no está la vida está la vida toda Hoy es el ayer o tal vez el mañana desolado Solo el dolor tiene los dedos sin permiso así lo entiende la pereza Muchos pueden dormir en la ignorancia Y no hay cómo callarse si la sangre se derrama y la mirada es de odio Pienso que es peligroso cambiar de camino Sin antes haber regresado donde se comienza Pero debemos silenciar los primeros disparos y los últimos ladridos del can enamorado Siempre el amor fue un puente sin lenguaje una señal ya vencida No robemos el espejo de la prostituta enamorada ella no sabe de la luz en la esperanza La vida mañana NUEVO AÑO

RkJQdWJsaXNoZXIy MzI4ODc=