ROCINANTE 114

2 Rocinante POEMA U n hidalgo de escuálida figura (rostro enjuto de pómulos cetrinos), huésped sin par de ventas y caminos, cabalga por la inhóspita llanura. En su ensueño —que es lúcida locura— trueca en torvos gigantes los molinos, en príncipes los rudos campesinos y en dama prócer una aldeana oscura. Y al volver a su hogar, magro y tullido, pensativo y triste, solo y vencido, sin el premio inmortal a su heroísmo, ve la luz en el fondo de su abismo y se siente, ya en paz y redimido, el vencedor invicto de sí mismo. Don Quijote de la Mancha Si viene vencido de los brazos ajenos viene vencedor de sí mismo… Miguel de Cervantes Saavedra

RkJQdWJsaXNoZXIy MzI4ODc=